Sign In

Remember Me

Beneficios del te blanco para el cuerpo

El té blanco proviene de la planta Camellia sinensis, la cual también es productora del té verde y negro. Uno de los beneficios del te blanco a destacar es su fuerte actividad antioxidante, principalmente debido a su contenido en catequinas, un tipo de polifenol. Razón por la cual juega un papel importante en la prevención del cáncer, enfermedades cardiovasculares y cerebrales degenerativas, además de tener una acción antiinflamatoria.

La diferencia entre el té blanco, verde y negro radica en la etapa durante la cual se le cosecha y en su preparación. A continuación te explicaremos cómo es la preparación de cada uno de ellos:

beneficios del te blanco

La mayoría de los beneficios del te blanco es gracias a su contenido en catequinas

El Té blanco

Se produce a partir de las hojas y brotes, que se cosechan antes de que abra la flor. El color blanco de sus brotes y hojas es la razón por la cual recibe su nombre. La planta aun no pasa por un proceso de fermentación, razón por la cual uno de los beneficios del te blanco es que tiene una actividad antioxidante más fuerte y posee menos cafeína. Los procedimientos para preparar esta planta son la vaporización parcial y el secado al aire con la luz natural.

El Té verde

Esta se produce cuando la planta es un poco mayor que la del té blanco. Sin embargo, todavía no ha pasado por una etapa mayor de fermentación. Por lo tanto, tiene una actividad antioxidante menor a comparación con la del té blanco, pero aún tiene una parte de este beneficio, y pose una mayor cantidad de cafeína. Las hojas de té verde se colocan debajo del vapor y luego se seca.

El Té negro

Se elabora con las hojas más antiguas y que pasan por un proceso de fermentación mayor. Por lo tanto, tiene una actividad antioxidante más baja a comparación con los otros dos tés y una gran cantidad de cafeína. Los procesos para su producción son: drenaje interno sin rotación, rotación, fermentación y secado.

Los nutrientes de té blanco

Uno de los beneficios del te blanco es su acción antioxidante debido a que es rico en catequinas, ya que según un estudio presentado por la Facultad de Salud y Ciencia en Estados Unidos, el té blanco tiene niveles mucho mayores de catequinas a comparación de los otros tés.

Las catequinas son polifenoles (potentes antioxidantes), por lo tanto, ayudan a prevenir el cáncer, enfermedades cardiovasculares y cerebrales degenerativas como el Alzheimer y el Parkinson, además de tener efectos antiinflamatorios y protege el hígado.

Otra sustancia presente en el té blanco es la L-teanina, un aminoácido que actúa en las funciones del cerebro y promueve la producción de ácido gamma-aminobutírico (GABA), serotonina y dopamina, neurotransmisores que están relacionados con la sensación de relajación y bienestar.

Este té también tiene cafeína, pero en menores cantidades a comparación con el té verde y negro. La cafeína tiene un efecto estimulante, llegando a aumentar y disminuir la somnolencia y la fatiga. También promueve la pérdida de peso debido a su acción termogénica, aumentando el gasto de energía utilizado por el cuerpo.

La bebida tiene taninos, polifenoles que tienen una acción antioxidante leve. Sin embargo, los tés verde y negro tienen una mayor cantidad de esta sustancia. No obstante se debe evitar su consumo en abundancia, ya que inhiben la absorción de otros nutrientes importantes, especialmente el hierro.

Beneficios del te blanco según estudios

Previene el cáncer

El proceso de oxidación del ADN en las células aumenta las posibilidades de desarrollar cáncer. Por lo tanto uno de los beneficios del te blanco es que la actividad antioxidante de las catequinas ayuda a prevenir esta enfermedad. Según una encuesta hecha por el Instituto Linus Pauling de Ciencia y Medicina, en California, EE.UU., se descubrió que esta bebida evita las alteraciones genéticas que producen la formación de tumores. Otros estudios han relacionado el consumo de esta bebida con un menor riesgo de sufrir cáncer de estómago, hígado y pulmón.

Es un gran desinflamante

Otro de los beneficios del te blanco es que las catequinas que posee reducen los procesos inflamatorios del cuerpo. Razón por la cual esta bebida puede ser buena para las personas con artritis inflamatoria, ya que disminuye la velocidad en que se degrada el cartílago y reduce el riesgo de sufrir tumores y cáncer de colon.

Previene las enfermedades degenerativas del cerebro

Una oxidación excesiva de las neuronas promueve la aparición de enfermedades cerebrales degenerativas como el Alzheimer y el Parkinson. Por lo tanto uno de los beneficios del te blanco es que gracias a ser una fuerte de catequinas, lo convierte en una bebida antioxidante que puede prevenir estos problemas.

Controla el colesterol

Este es uno de los beneficios del te blanco que se produce gracias a la actividad antioxidante de las catequinas, las cuales ayudan a reducir la oxidación del colesterol. Por lo tanto, contribuye a la reducción del colesterol malo (LDL) y como consecuencia reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Mejora el estado de ánimo

El té blanco proporciona bienestar y una sensación de relajación, esto se debe a que uno de los beneficios del te blanco es la presencia de un aminoácido llamado L-teanina, que actúa sobre el cerebro y promueve la producción de ácido gamma-aminobutírico (GABA),  dopamina y serotonina, neurotransmisores relacionados con la sensación de relajación y bienestar.

Protege la visión

La oxidación excesiva de la retina (la capa más interna de tejido en la parte posterior del ojo, la cual está encargada de transformar la luz y las imágenes que entran al ojo en señales nerviosas para ser enviadas al cerebro) causa enfermedades degenerativas maculares que afectan a la visión. Esto se puede evitar ya que uno de los beneficios del te blanco es que gracias a su contenido de catequinas reduce la oxidación de la retina y por lo tanto evita esta enfermedad.

Promueve la pérdida de peso

La principal sustancia responsable de la pérdida de peso en el té blanco es la cafeína. Esto es debido a que posee un efecto termogénico, elevando el gasto de energía del cuerpo con el aumento de calor.

Sin embargo, el té blanco no tiene altas cantidades de cafeína como el té verde y el té negro. Por lo tanto, esta bebida no tiene una capacidad destacada en lo que se refiere a la pérdida de peso. Las personas que buscan perder peso pueden optar por el té verde.

Cómo consumir té blanco

Se debe calentar el agua hasta un punto antes de la ebullición, a aproximadamente 80°, a continuación, se apaga el fuego y se coloca la planta en su interior. Por último se debe dejar reposar por cinco minutos, colar y consumir. Es difícil encontrar la hoja naturalmente, pero las versiones industrializadas de la bebida también son saludables y pueden ser ingeridas siguiendo las instrucciones del fabricante.

La cantidad recomendada puede variar de dos a tres tazas de té al día. Para preparar una bebida se utiliza un sobre de tres gramos de la hoja seca en 300 ml de agua.

Contraindicaciones

Aunque no contienen grandes cantidades de cafeína, el té blanco debe ser evitado por mujeres embarazadas y lactantes. Las personas con hipertensión, úlceras gástricas, insomnio y latido irregular del corazón deben tener cuidado con el exceso de té blanco y consultar al médico antes de consumir esta bebida. 

Los riesgos del consumo excesivo

Los riesgos de sufrir excesos de té blanco no son tan altos como la del té verde y negro, ya que tiene menos cafeína. Sin embargo, grandes cantidades de esta bebida pueden conducir a un aumento de la presión arterial, los trastornos gástricos e insomnio.  Si se consume en altas dosis puede causar toxicidad e excitación del sistema nervioso, causando convulsiones, delirio, dolor de cabeza y taquicardia.